Noticias

morteros de reparacion

Cómo escoger el mortero de reparación más adecuado

El hormigón es un material que se deteriora con el paso del tiempo y con el efecto de diversos agentes, como los factores meteorológicos. Por ello, es clave realizar una revisión estructural periódica en los edificios fabricados con hormigón para garantizar el buen estado de la propia estructura y de sus propiedades.

En la albañilería y la construcción el mortero es un elemento muy común que se emplea para solventar problemas con el hormigón. Los morteros pueden tener diferentes funciones, como la unión de varios bloques de ladrillos u otros elementos entre sí; o aportar estabilidad a una estructura que haya sido previamente montada, ya que funcionan como relleno.

En este artículo vamos a mostrar cuál es el mortero más adecuado en función de cada necesidad concreta, para lo que descubriremos los distintos tipos que existen y sus usos.

 

¿Qué patologías puede padecer el hormigón armado?

En general, se puede distinguir entre defectos estructurales, físicos y químicos. Las sobrecargas, los impactos y las fisuraciones son los más comunes en el primer caso, aunque una explosión o un movimiento de tierra están catalogados dentro de este campo.

Los defectos físicos son el desgaste, la erosión, la retracción o los cambios bruscos de temperatura, sobre todo los ciclos de hielo-deshielo, ya que es un material con escasa tracción. Mientras que, dentro del apartado de patologías químicas se incluyen las causas biológicas, la carbonatación, los ataques por ácidos y los ataques por sulfatos, entre otros.

 

Usos y ventajas de los morteros de reparación

En toda construcción es básico que el soporte de las distintas cargas esté asegurado. Los morteros de reparación cuentan con un alta resistencia que permite mejorar esa función de soporte del peso de carga y tienen una larga vida útil, a pesar de sufrir humedad, cambios de temperatura u otras condiciones climatológicas adversas.

Los morteros de reparación estructural cuentan con capacidad de adhesión a la hora de absorber tensiones comunes y, por otra parte, se solidifica con rapidez, lo que permite actuaciones de reparación que se llevan a cabo en poco tiempo. A esto hay que sumar que el mortero se puede usar con facilidad porque es un material fácilmente transportable, manejable y con una baja peligrosidad durante su manipulación.

Otra de las características principales de los morteros de reparación es que la pasta es capaz de retener el agua sin perder la plasticidad que presenta cuando entra en contacto con el material. Para evitar que se den cambios en su volumen, cuando se elabora se realiza una mezcla a la que se añaden tanto agua como arena.

 

Cómo escoger el mortero de reparación más adecuado según la necesidad

Elegir el mortero de reparación adecuado es clave para una correcta actuación. Sus aplicaciones se pueden dar en estructuras tan distintas entre sí como bloques de viviendas, pilares, puentes, cubiertas, depósitos, conducciones o presas, entre muchas otras. La diferente proporción de polímeros acrílicos o epoxídicos otorga a la mezcla distintas propiedades, mientras que su presentación puede darse en emulsión con dos componentes o en una unión con ligantes hidráulicos en forma de lechada.

De acuerdo con sus prestaciones, se diferencia entre morteros de reparación no estructural, clasificados en R1 y R2, y morteros de reparación estructural, que se clasifican en R3 y R4. En las siguientes imágenes se muestran los requisitos que cumple cada uno:

  • Morteros R1 y R2

morteros de reparacion R1 R2

 

  • Morteros R3 y R4

morteros de reparacion R3 R4

De acuerdo con el criterio de su composición, podemos hablar de:

  • Mortero de reparación polimerizado: fragua con una reacción de polimerización y cuenta en su composición tanto con áridos como con conglomerante polimérico.

  • Mortero de reparación de cemento hidráulico polimerizado: se utiliza por las propiedades específicas que presenta debido a las adiciones poliméricas que posee.

  • Morteros de reparación hidráulicos: después de mezclarlos con agua, fraguan por hidratación. Se mezclan con áridos calibrados, aditivos y, en ocasiones, con otras adiciones.

  • Morteros de reparación hidráulicos con conglomerante polimérico reactivo: se usa para su composición un componente a base de un polímero reactivo y un catalizador. En ocasiones incluyen adiciones.

Los morteros de reparación estructural presentan una elevada capacidad de adherencia, altas capacidades mecánicas de compresión y flexotracción, y una elevada resistencia química para impedir que su exposición a la intemperie cause deterioro.

 

Morteros de reparación de Pinturas Blatem

La reparación y el mantenimiento del hormigón es imprescindible para asegurar su durabilidad, por lo que es necesario utilizar productos que ofrezcan las máximas prestaciones. El Mortero de reparación R2 de Pinturas Blatem es idóneo para la restauración de elementos prefabricados de fachadas, reparación de esquinas y cantos dañados, etc. De fraguado rápido, se trata de un mortero monocomponente de la máxima calidad.

El Mortero de reparación R4 de Blatem es un producto especialmente indicado para su uso en la reparación estructural del hormigón. Se trata de una solución de fraguado rápido y monocomponente que destaca por sus excelentes propiedades. Ambos morteros de reparación se diluyen en agua y presentan un acabado de textura fina.

Si deseas más información sobre nuestros morteros de reparación, ponte en contacto con nosotros y uno de nuestros técnicos te atenderá.