Noticias

puentes térmicos

Consejos para eliminar los puentes térmicos

Los puentes térmicos son zonas de la envolvente de un edificio en las cuales se produce una transmisión de calor más fácil debida a una variación en la resistencia térmica de la envolvente. Los motivos pueden ser diversos: la antigüedad del edificio, los materiales de construcción, un aislamiento deficiente, etc. Los puentes térmicos son los principales causantes de la pérdida de energía de un edificio y, por ello, es importante saber evitarlos en nuevas construcciones y, en edificios más antiguos, detectarlos y aplicar medidas para eliminarlos.

 

Tipos de puentes térmicos

 

En función del origen, se puede distinguir entre dos tipos de puentes térmicos:

  • Puentes térmicos estructurales: derivan de una mala construcción de la vivienda en la que existen puntos de pérdidas de calor (principalmente forjados y pilares), o de una errónea selección de materiales (combinación de materiales constructivos con diferente conductividad), o por diferencia de espesores.
  • Puentes térmicos geométricos: su aparición está estrechamente vinculada a la geometría del edificio, ya que surgen en zonas de unión de diferentes materiales, vértices de puertas y ventanas, balcones, etc.

Detectar un puente térmico es bastante sencillo, ya que siempre que se experimente una pérdida de calor en una vivienda será debido a ello. Esta pérdida de calor se puede manifestar en la vivienda en forma de condensaciones de vapor de agua o manchas de humedad, sobre todo en las paredes, techos y zonas cercanas a las ventanas en el interior de la vivienda.

 

puentes térmicos

 

Cómo evitar los puentes térmicos

 

La solución perfecta para evitar los puentes térmicos es sencilla: mediante un sistema de aislamiento térmico. Los puente térmicos se producen porque determinadas zonas de la envolvente del edificio cuentan con una escasa resistencia térmica. Por tanto, para eliminarlos por completo hay que reforzar la parte exterior del edificio con un aislamiento térmico.

Actualmente, existen muchos sistemas de aislamiento térmico en fachadas como, por ejemplo, la inyección en cámara o el poliuretano. Sin embargo, el que mejores resultados ofrece es el SATE (Sistema de Aislamiento Térmico Exterior). Este sistema consiste en instalar unos paneles aislantes de poliestireno expandido blanco o de grafito o bien de lana de roca, reforzados y protegidos con unas capas de mortero y malla.

Una de las zonas más difíciles de eliminar los puentes térmicos son los puntos de anclaje de cargas, como los aires acondicionados, toldos, barandillas, bajantes, farolas…En Blatem contamos con el sistema Sateffic, con un revolucionario sistema de anclaje con tornillos que incorporan en su diseño una rotura de puente térmico que supone una garantía para evitar la aparición de estos.

Sateffic de Blatem es un referente entre los sistemas de aislamiento térmico, ya que permite eliminar cualquier tipo de patología de la fachada (entre ellas los puentes térmicos) consiguiendo así un importante ahorro energético y una mejora de la habitabilidad del edificio. Sateffic está disponible en una amplia gama de acabados y revestimientos, por lo que también tiene en cuenta la estética del edificio. La aplicación de Sateffic es sencilla, pues no requiere derribos ni obras.

Si estás interesado en certificarte como aplicador del sistema de aislamiento térmico Sateffic puedes inscribirte en nuestros cursos para profesionales donde descubrirás todo lo necesario para su instalación. Si, por otro lado, quieres obtener más información sobre este tipo de sistemas de aislamiento, te invitamos a que descargues nuestra Guía SATE donde encontrarás todo lo que necesitas saber al respecto.