Noticias

patologias en la construccion

Cuáles son las patologías en la construcción más habituales

Los edificios son estructuras muy resistentes pero que, como todo, con el paso del tiempo tienden a deteriorarse. Muchas de las patologías de la construcción que surgen con el transcurso de los años están relacionadas con el deterioro de los materiales de la edificación o con una mal proceso de construcción. Por eso, en este artículo vamos a hacer un repaso de las principales patologías en la construcción y qué soluciones existen para solventarlas.

 

Patologías en la construcción: cuáles son los daños más habituales

 

Fisuras y grietas

La diferencia a simple vista entre las fisuras y las grietas es su tamaño. Mientras que las primeras son más pequeñas (hasta 2 mm y conforma de mapa), las grietas superan los 2 mm y pueden ser tanto verticales como horizontales. Las fisuras aparecen a consecuencia de la retracción del mortero. Esta retracción se puede deber a un secado de los revocos demasiado rápido, a que se hayan dado cambios repentinos de humedad y temperatura, o a un deterioro causado por el paso del tiempo. Mientras que las grietas pueden deberse a un dimensionamiento erróneo de la estructura, a algún movimiento de los cimientos, a defectos en la construcción o a ciclos de contracción y dilatación que quiebran las uniones entre materiales.

 

Carbonatación

La carbonatación es una reacción química que se da cuando baja el PH de la armadura de acero, lo que hace que la corrosión pueda avanzar en ella. Este descenso del PH, que suele producirse de manera lenta y progresiva, está causado por la aparición de carbonato cálcico como respuesta a la reacción entre el hidróxido cálcico o cal apagada, y el dióxido de carbono (CO2) del aire. Puede llegar a dañar de gravedad la estructura de un edificio cuando corroe el acero del hormigón y da lugar a costosas reparaciones. 

 

Alcalinidad

La alcalinidad perjudica a los edificios cuando no se han resguardado de manera adecuada el hormigón, los morteros o el cemento fresco. Unas manchas blanquecinas suelen ser la manifestación habitual de que se está produciendo este daño, así como un cambio en los colores de la pintura de la fachada. También puede aparecer cuando no se ha esperado el tiempo suficiente de curado de los cementos frescos ante de pintar.

Cuando se está construyendo un edificio, además de evitar el uso de morteros con elevada alcalinidad y de respetar los tiempos de secado de cada material, debe prestarse especial atención al control de la humedad. El aislamiento térmico es útil frente a las condensaciones, mientras que la capilaridad se puede combatir con mejoras constructivas. Si el daño ya está hecho, deben limpiarse las manchas y aplicar una nueva medida de protección para el soporte, respetando el tiempo de secado indicado.

 

Moho y humedad

La humedad ambiental acaba, tarde o temprano, por hacer que surjan manchas de verdín y moho en los paramentos. En ello influye la presencia de vegetación próxima y la orientación de la casa. El uso de pinturas impermeables puede evitar que aparezcan estas manchas de color negro o verde oscuro. Antes de pintar una pared con moho es imprescindible cepillarla a fondo para retirar el verdín y limpiarla con agua.

 

Desconchados y embolsados

Una mala adherencia de la pintura sobre el sustrato o un caso de humedad por capilaridad pueden ser las causas de los desconchados y embolsados que aparezcan en un edificio. En el primer caso, la mala adherencia puede darse porque la pintura nueva se haya aplicado sobre un soporte sucio o caleado. En el segundo, la porosidad de algunos materiales de construcción favorece que la humedad ascienda por ellos y arrastre las sales que estos contienen. Este proceso es el que genera las eflorescencias, que son manchas que suelen adoptar colores blancos o grises.

 

patologias en la construccion

 

La importancia de evitar los puentes térmicos

Existe una patología en la construcción que merece un apartado propio: los puentes térmicos. La mayor parte de la energía que pierde un edificio se debe a esta patología, que se origina en la envolvente. Una variación en la resistencia térmica por un mal aislamiento o porque los materiales de construcción estén deteriorados hace que en determinadas zonas se origine una transmisión de calor más fácil. Se puede distinguir entre puentes térmicos estructurales y geométricos, y suelen aparecer en las zonas del suelo que están más próximas a la fachada exterior, en las uniones de tabiques interiores con los muros exteriores, en los cajones de las persianas y en los marcos de las ventanas.

Con un buen sistema de aislamiento térmico que refuerce el exterior de un edificio pueden evitarse los inconvenientes que ocasionan los puentes térmicos, una de las patologías en la construcción que ocasiona más molestias y gasto para los habitantes de un edificio. Entre los sistemas de aislamiento actuales más efectivos destaca nuestro sistema SATEFFIC (Sistema de Aislamiento Térmico Exterior), con el que se colocan unos paneles en el exterior. Éstos, reforzados con varias capas de malla y mortero, están fabricados en materiales de probadas prestaciones para el aislamiento, como poliestireno expandido blanco o lana de roca.

 

Tratamientos de Pinturas Blatem para corregir patologías en edificios

 

Pinturas Blatem cuenta con una larga trayectoria siendo un referente en la fabricación y comercialización de todo tipo de revestimientos para la protección y rehabilitación de edificios afectados por diversas clases de patologías en la construcción. La suma de conocimiento técnico y experiencia permite aportar las mejores soluciones del mercado en forma de una extensa gama de productos especializados. Algunos de ellos son las siguientes:

 

Sateffic

Sateffic es un un sistema de aislamiento térmico exterior para fachadas que mejora la habitabilidad y el confort de los edificios, mejorando su aspecto exterior al mismo tiempo que los convierte en más eficientes, puesto que contribuye al ahorro económico (hasta en un 20%), energético y al respeto por el medio ambiente. Se aplica en poco tiempo y los habitantes del edificio pueden realizar vida normal, ya que no precisa de desalojos ni derribos. Sateffic elimina los puentes térmicos y no solo reduce la pérdida de calor, sino que en los meses de invierno sirve de barrera para impedir que penetre el aire frío desde el exterior.

 

Sistemas de impermeabilización

Los sistemas de impermeabilización de Pinturas Blatem evitan que la humedad en sus más diversas formas (lluvia, nieve, heladas, agua condensada, filtraciones, etc.) dañe diversos elementos de los edificios, desde fachadas y tejados, hasta elementos estructurales. Entre sus soluciones en revestimientos para fachadas destacan Sprint elástico, un revestimiento elástico impermeable no asfáltico de capa gruesa, con una excelente resistencia a la intemperie y Sprint antifisuras con antimoho, una pintura elástica impermeable al agua con la que impedir filtraciones de agua desde el exterior.

 

Descarga gratuita: Guía de Sistemas de Impermeabilización Líquida

 

Pinturas impermeabilizantes

En aquellos edificios que se encuentran ubicados en zonas de elevada humedad, con abundantes lluvias o por ejemplo cerca del mar, es conveniente el uso de pinturas impermeabilizantes que poseen prestaciones especiales para impedir que se produzcan daños en este sentido, así como un envejecimiento prematuro de la cubierta y de algunos elementos estructurales. La pintura Antigoteras tiene propiedades impermeabilizantes y antihumedad que evitan las filtraciones. Además, posee una gran elasticidad frente a dilataciones y contracciones de la superficie.

 

Para cada problema una solución 

En Pinturas Blatem contamos con una amplia gama de soluciones para los distintos problemas que se pueden dar en la construcción. Ya no solo a nivel de impermeabilización y aislamiento térmico, sino también para la edificación y la restauración de fachadas. Productos como Vertical con conservante antimoho, una pintura-revestimiento liso al agua de acabado mate para exteriores con elevada cubrición, blancura y resistencia a la alcalinidad, o Mar Liso son conservante antimoho, un revestimiento acrílico autolimpiable, impermeable, transpirable y de buena cubrición, son productos estrella entre los profesionales del sector.

Además, con el fin de facilitar la tarea de prescripción Pinturas Blatem pone a disposición de sus clientes la elaboración del informe técnico de fachadas y cubiertas para que tengan toda la información al respecto y pueden acometer las mejoras con total garantía. ¿Te interesa? Contacta con nosotros.