Noticias

Protección contra la corrosión

Protección contra la corrosión: soluciones antioxidantes

La corrosión es una reacción química que daña determinadas estructuras fabricadas con metales, especialmente afecta a aquellas que están realizadas a base de hierro y acero. La corrosión puede ser especialmente peligrosa para éstas, ya que con el paso del tiempo las debilita y puede derivar en graves daños estructurales. Para evitar que esto suceda existen muchos métodos de protección contra la corrosión que analizamos a continuación.

 

Protección contra la corrosión: qué es y cuáles son sus causas

Antes de conocer los métodos para evitar la corrosión es indispensable saber de qué trata este proceso y cuáles son las causas que lo provocan. Como hemos avanzado, la corrosión es una reacción química que se produce en materiales metálicos y se trata de un proceso químico muy complejo que a la larga conduce a la destrucción de estos materiales, por ello son tan importantes las medidas de protección.

Las principales causas que provocan la corrosión son las siguientes:

  • La humedad
  • La elevada temperatura
  • Las sustancias agresivas que se encuentran en suspensión en el ambiente

En base a estos tres factores se pueden distinguir diferentes tipos de corrosión, siendo estos los más comunes:

  1. La corrosión química: se trata de reacciones gaseosas o líquidas que se dan en el medio ambiente.
  2. La corrosión atmosférica: es la agresividad que genera el medio ambiente sobre determinadas estructuras de metal.
  3. La corrosión electroquímica: consiste en una corriente eléctrica por combinación del hierro con otros materiales que generan la oxidación.
  4. La corrosión acuosa: la provocan los componentes que se encuentran en el agua y las altas concentraciones de sales solubles y materias orgánicas.

 

Protección contra la corrosión

 

Métodos para evitar la corrosión

Cualquier estructura o instalación metálica expuesta a la intemperie es susceptible de sufrir corrosión y, por consiguiente, requiere protección contra los daños que esta provoca. Por ello, el principal método que existe frente a la corrosión es la pintura anticorrosión. Estos productos se caracterizan por su elevada durabilidad y por su capacidad protectora. Además de estos dos factores, también hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Tipo de pintura
  • Estado de la superficie metálica
  • Exposición de la superficie
  • Mantenimiento del propio sistema

Para seleccionar un sistema de pintura anticorrosiva es fundamental conocer las condiciones a las que va a estar expuesto para establecer el efecto de la corrosividad del medio ambiente al que va a verse afectado, como por ejemplo la humedad, la temperatura, la exposición a la radiación UV, la exposición a sustancias químicas, etc.

En el caso de elementos metálicos que se encuentran enterrados se debe considerar además las condiciones del terreno, su porosidad, la humedad, el pH del suelo y la exposición a bacterias y microorganismos. Por otro lado, en aquellas superficies que se encuentran en el agua es importante el tipo y la composición química de esta.

De la evaluación de todos estos factores se concluirá cuál es el mejor sistema para evitar la corrosión, así como el espesor necesario y los intervalos de repintado.

 

Soluciones para la corrosión de metales de Pinturas Blatem

En Pinturas Blatem somos expertos en tratar los problemas de corrosión en estructuras metálicas y contamos con diversas soluciones que se adaptan a todo tipo de necesidades. Las principales son las siguientes:

  • Blatepox Primer ZN 1001: se trata de una imprimación epoxi curada con poliamida que tiene un elevado contenido en polvo de zinc. Este producto presenta una inmejorable resistencia anticorrosiva y protege al acero por pasivación catódica. Además, es resistente hasta 200 º C. de temperatura.
  • Acriblatem 25: es un acabado de poliuretano alifático a base de dos componentes, resistente a las bacterias en película y con gran resistencia a la intemperie. Además, posee unas excelentes propiedades de mantenimiento tanto de color como de brillo. Ofrece una capa de acabado de gran calidad para sistemas industriales sobre acero, metales no férricos y plásticos.
  • Blatepox FHS Aluminio: consiste en un revestimiento epoxi curado con poliamidas modificadas y pigmentado con aluminio con excelente resistencia anticorrosiva e impermeabilidad. Es aplicable sobre la mayoría de sistemas de pintado existentes.

 

Protección contra la corrosión

 

Además en Pinturas Blatem contamos con productos homologados frente a la corrosión según la norma UNE-EN ISO 12944-6:1999:

  • Oxistop Liso: Esmalte antioxidante de acabado liso brillante para aplicar sobre la superficie sin necesidad de aplicar imprimación. Entre sus propiedades destacan su elevada cubrición, dureza, brillo, resistencia a la corrosión y a la intemperie, con un secado rápido. Tiene la categoría C3 bajo según certificado UNE-EN ISO 12944-6:1999.
  • Blatemrapid A-900: Esmalte sintético de secado rápido. Con excelente calidad y facilidad de aplicación, está especialmente indicado para el pintado de hierro (debidamente imprimado) en puertas, vallas, estructuras metálicas, etc. Posee la categoría C3 bajo según certificado UNE-EN ISO 12944-6:1999.
  • Blatprimer sintética antioxidante: es una imprimación anticorrosiva de gran rapidez de secado al aire para uso en superficies de hierro. Por otro lado, el sistema Blatprimer sintética antioxidante con terminación Blatemlux brillo cuenta según los ensayos en base a la normativa UNE-EN ISO 12944-6:1999 con la categoría C3 medio.
  • Blatemlux brillante: se trata de un esmalte sintético de excelente calidad con máxima resistencia a la intemperie. Cuenta con una gran blancura, cubrición, brillo, flexibilidad y facilidad de aplicación.

Si necesitas obtener más información sobre nuestros sistemas de protección contra la corrosión, ponte en contacto con nosotros y te informaremos.