Noticias

pinturas anticalóricas

¿Qué son las pinturas anticalóricas y cuáles son sus usos?

En determinados ámbitos industriales se utilizan elementos sometidos a grandes dosis de calor. Este tipo de superficies necesitan una serie de tratamientos y pinturas especiales, más comúnmente conocidas como pinturas anticalóricas. Este tipo de productos son capaces de soportar temperaturas que oscilan entre los 350 °C y los 600 °C y están fabricadas para ser empleadas en diferentes tipos de hierros y aceros.

 

Qué son las pinturas anticalóricas y para qué se utilizan

Las pinturas anticalóricas son productos formulados con una serie de resinas de tipo sintético y unos pigmentos con la capacidad de soportar las temperaturas más altas. Son utilizadas tanto en la industria pesada (maquinaria de altos hornos, salidas de gases, etc.), como en otros sectores como el automovilístico, por ejemplo para la pintura de tubos de escape o las carcasas de motores de los coches. En el hogar se emplean para recubrimientos de elementos que proporcionan calor durante tiempos prolongados, como chimeneas o estufas.

El color predominante en este tipo de pintura es el negro, aunque también se puede encontrar en otras tonalidades como metalizados.

 

pinturas anticalóricas

 

Qué ventajas tienen las pinturas anticalóricas

Las pinturas anticalóricas son una excelente solución para industria debido a las muchas ventajas que brindan:

  • Elevada resistencia a las altas temperaturas: pueden soportar hasta 600 °C, aunque esto depende de la pintura en concreto.

  • Larga vida útil y alto rendimiento: este tipo de esmalte conserva sus propiedades incluso con un uso prolongado.

  • Alta resistencia: soporta roces y pequeños golpes manteniéndose en perfecto estado, así como el efecto de diferentes agentes químicos.

  • Elevada lavabilidad pese a estar en contacto con productos como aceite, gasolina, alcohol y otros.

  • Gran elasticidad que hace que no se cuartee ni presente grietas ante los cambios de temperatura, incluso aunque sean bruscos.

  • Rapidez de secado: son productos que suelen ofrecer un secado rápido pero es recomendable no utilizar la superficie pintada hasta transcurridas 24 horas.

  • Elevada adherencia sobre las superficies para las que están destinadas.

  • Inoloro: no produce olores una vez que se ha pintado, lo que tiene especial valor cuando está cerca de altas fuentes de calor.

 

¿Cuáles son los pasos para aplicar una pintura anticalórica?

El proceso para utilizar un pintura anticalórica es similar al de cualquier otra pintura y hay que seguir los siguientes pasos:

  1. Limpieza: La superficie sobre la que vamos a pintar debe estar limpia y seca, lo que significa que debemos retirar los anteriores restos de pintura o el óxido y, si es necesario, lijarla. Para una aplicación correcta también es importante que no existan sobre la superficie restos de aceite, grasa, etc.

  2. Preparación de la pintura: Una vez abierto el envase, conviene removerlo de manera uniforme como paso previo a la aplicación de la pintura. Si es necesario se aplicará una imprimación sobre la superficie a pintar.

  3. Aplicación del producto: debemos utilizar el método que resulte más cómodo para aplicar la pintura, ya sea un rodillo, una brocha o una pistola. Es conveniente, al menos, dar dos pasadas de pintura.

  4. Esperar al secado: Este tipo de productos suele secar entre 2-3h. Sin embargo, se recomienda dejar transcurrir 24 horas hasta poder empezar a utilizar la superficie en cuestión.

 

pinturas anticalóricas

 

Pinturas anticalóricas de Blatem

Las pinturas anticalóricas de Blatem están fabricadas bajo los más estrictos parámetros de calidad para garantizar su durabilidad y resistencia. Estos son los diferentes tipos:

  • Blatherm 400ºC: fabricada a base de polímeros especiales, esta pintura anticalórica llega a soportar temperaturas que oscilan entre los 400 °C y los 450 °C. Además de una excelente adherencia sobre acero, presenta un rápido secado. Está disponible en acabado aluminio y color negro.

  • Blatherm 600°C: Pintura anticalórica fabricada con una base de resinas de silicona, ni se agrieta ni se escama debido a su elevada elasticidad. Está indicada para superficies metálicas cuya temperatura alcance hasta 600º. Se puede aplicar en superficies a la intemperie debido a su alta resistencia. Está disponible en acabado aluminio y color negro.

Si deseas más información sobre las pinturas anticalóricas de Blatem ponte en contacto con nosotros.