Noticias

Qué tipos de humedad existen y cómo se pueden evitar

Uno de los problemas más recurrentes que encontramos en las viviendas son las humedades. Por eso, en este artículo vamos a explicar qué son exactamente las humedades, los tipos de humedad que hay, cómo identificarlas y, lo más importante, cómo prevenirlas o, en caso de que ya sea tarde, cómo solucionarlas.
 


 

 

Cómo identificar los distintos tipos de humedad

El exceso de humedad en una vivienda puede ser perjudicial tanto para el inmueble en sí, como para las personas que habitan en él. Esta puede causar problemas respiratorios o de alergias y, a nivel estructural, pueden aparecer hongos o bacterias en las paredes que deterioran el estado de estas.

Los principales síntomas que delatan que hay problemas de humedad en una casa son los siguientes:

  • Empañamiento y gotas en las ventanas.

  • Aparición de manchas de moho en paredes y techos.

  • Condensaciones de agua sobre los azulejos del baño y la cocina.

  • Desconchados en la pintura de las paredes.

  • Goteras en el tejado.

  • Manchas de salitre en la fachada.

 

Antes de afrontar un problema de humedad es necesario detectar de qué tipo se trata, ya que dependiendo de esto la forma de eliminarla será una u otra. Los tipos de humedad que se pueden dar en un inmueble son los siguientes:

  • Humedad por filtración: causada por la penetración de agua procedente del exterior al interior de la vivienda.

  • Humedad por capilaridad: consiste en la absorción del agua del subsuelo por parte de superficies porosas más cercanas al suelo.

  • Humedad por condensación: se trata de la acumulación de pequeñas gotas de vapor de agua en diversas superficies.

  • Humedad accidental: producida por la rotura o fisura de una instalación que lleve agua, por ejemplo una tubería.

 

A continuación profundizamos más en los distintos tipos de humedad que existen.

 

 

Humedad por filtración


La humedad por filtración tiene lugar cuando el agua procedente del exterior penetra por la pared a través de un paso directo, como pueden ser juntas constructivas o de dilatación, o bien a través de roturas, como grietas y fisuras. Su aspecto más habitual es en forma de manchas oscuras y desconchados en las paredes y su causa más habitual suele ser una mala ejecución de la obra.

Detectar los problemas de humedad por filtración de agua es bastante sencillo, pues suelen aparecer manchas en aquellas paredes en contacto directo con el exterior o en contacto con el propio terreno. También se puede notar un ligero desprendimiento de la pintura en aquellas zonas afectadas por humedad. Este tipo de humedad siempre suele ir acompañada de eflorescencias, que son manchas que se generan en la zona afectada y que suelen ser bastante perjudiciales tanto para las personas como para la vivienda.

Para evitar este tipo de humedad es preciso disponer de una correcta impermeabilización tanto en la fachada como en la cubierta. En el caso de que ya se haya producido, primero habrá que encontrar el origen de esta y después reparar la superficie afectada eliminando las impurezas con agua y lejía. Tras esto es aconsejable aplicar una pintura con propiedades antihumedad como, por ejemplo, la pintura Antihumedad de Blatem. Especialmente formulada para dejar transpirar el soporte dejando salir la humedad que proviene de sótanos, bodegas, etc. en interiores, sobre cemento, hormigón, yeso y demás materiales de construcción. Entre sus propiedades destacan su excelente transpirabilidad, resistencia a la saponificación y adherencia, así como buena resistencia a los detergentes.
 

Humedad por capilaridad

Las humedades por capilaridad tienen su origen de forma similar a las filtraciones, pero con un procedimiento diferente. Las humedades en este caso se originan por la succión del agua del subsuelo a través de pequeños poros en los muros. Dicha absorción se produce lentamente, de tal forma que el muro empieza a acumular el agua y esta termina mostrándose como manchas en el interior de la vivienda.

Este tipo de humedad tiene lugar en las zonas bajas de muros que están en contacto con agua o con el terreno, y la humedad toma una dirección ascendente, así que esta es la manera más fácil de detectar la humedad por capilaridad. Para evitar este tipo de humedad, igual que con las filtraciones, lo mejor es disponer de un correcto sistema de impermeabilización en el edificio, además de proteger las superficies afectadas con tratamientos específicos para la humedad.
 

Humedad por condensación

Las humedades por condensación, a diferencia de las anteriores, no se producen por el paso del agua, sino por la condensación del vapor de agua que se encuentra en el aire sobre una superficie fría. Este tipo de humedad es muy fácil de identificar, ya que siempre sale en aquellas zonas donde hay puentes térmicos y suelen conllevar la aparición de mohos y malos olores.

Para tratar la humedad por condensación es conveniente determinar la causa junto a un experto. Si han aparecido manchas de moho es muy importante eliminarlo por completo y, para ello, Pinturas Blatem a desarrollado un producto específico: el Limpiador de fachadas antimoho. Es un producto muy sencillo de aplicar, especialmente indicado para pre-tratar las superficies de construcción tanto en interior cómo en exterior previo al pintado.

Después aplicar la pintura anticondensación de Blatem, una pintura especial mate al agua con propiedades termoaislantes y efecto antimoho. Además este producto también mejora el aislamiento acústico y cuenta con la Clasificación A según el certificado de emisiones en el interior según decreto francés 2011-321 de marzo de 2011 del ministerio Francés de Ecologíia, Desarrollo Sostenible, Transporte y Vivienda.

Asimismo, será esencial revisar y mejorar el aislamiento y la ventilación de la vivienda.


Por último, existen revestimientos para fachadas que protegen la parte externa de la vivienda, como Mar Liso con conservante antimoho o la pintura acrílica Sprint Mate con conservante antimoho. Estos productos son impermeables, autolimpiables y poseen propiedades antimoho que evitan la aparición de manchas de humedad.