Noticias

Pintura efecto óxido

Aplicaciones de la pintura efecto óxido

El estilo industrial es uno de los más demandados en la actualidad en cuestiones de decoración. Su historia se remonta a la década de los 50, cuando muchos artistas apostaron por vivir en viejas fábricas dominadas por elementos de hormigón, metal y acero. De ahí que estos materiales sean fundamentales si se quiere lograr este estilo entre urbano y rústico que aporta tanta personalidad. Sin embargo, no se trata de que dichos materiales estén en perfecto estado, sino de que presenten un efecto desgastado y para ello la pintura efecto óxido es perfecta.


Pintura efecto óxido, la mejor aliada para conseguir un estilo industrial 

Para decorar una vivienda o cualquier local siguiendo las pautas que dicta esta tendencias es imprescindible la presencia de metales. Pero no de cualquier tipo, estos deben tener un aspecto oxidado y envejecido que aporte ese toque antiguo tan característico. Lograr dichos acabados en la actualidad es muy sencillo, tan solo hace falta contar con una buena pintura efecto óxido para obtener el resultado deseado.

La pintura efecto óxido es un producto novedoso con el que se consigue dar a prácticamente cualquier objeto (muebles, paredes, elementos decorativos, puertas, ventanas…) ese efecto desgastado y avejentado. Las aplicaciones de este tipo de producto son muchas, ya que se puede utilizar tanto en elementos de exterior como en interiores.

 

Fachada con pintura efecto óxido

 

Sistema Oxitem de Blatem para conseguir un efecto óxido

En Blatem contamos con Oxitem, un sistema que está compuesto por cinco productos que correctamente aplicados reproducen el efecto óxido de una manera muy realista. Estos son los cinco productos que conforman el sistema Oxitem:

  • Imprimación Oxitem: Imprimación adherente en base acuosa a base de polímeros especiales que sirve para preparar las superficies que van a ser pintadas posteriormente. Es de secado rápido y no amarillea.

  • Pintura Oxitem: Pintura de hierro metálico en base acuosa que consigue que la superficie pintada se oxide naturalmente cuando está expuesta a los elementos atmosféricos.

  • Activador Oxitem: Solución acuosa activadora del efecto óxido. Acelera la oxidación creando un efecto realista en muy poco tiempo.

  • Protector Oxitem: Barniz acuoso saturado que será la última capa a aplicar cuando se trate de superficies de exterior. Es incoloro, elástico y no amarillea.

  • Sellador Interior Oxitem: Barniz acuoso que aporta una capa protectora a las superficies de interior. Es incoloro, no amarillea y mantiene el aspecto oxidado durante más tiempo.

 

Pintura efecto óxido en interiores

 

Pasos para aplicar el sistema Oxitem

La pintura efecto óxido Oxitem es muy fácil de utilizar y en poco tiempo se pueden conseguir óptimos resultados, pero para ello es esencial seguir los cuatro pasos que explicamos a continuación:

  1. Imprimación: Primero hay que limpiar bien la superficie a pintar y dejarla preparada para aplicar una mano de imprimación Oxitem con rodillo, brocha o pistola. Tras ello, hay que dejar secar durante 8 horas.

  2. Pintar: Transcurridas las 8 horas se procederá a aplicar una capa de la pintura Oxitem sobre la imprimación. Habrá que dejar secar durante un par de horas la pintura y después dar una segunda mano para que el resultado sea más realista. Es recomendable aplicar la pintura con una paletina ancha.

  3. Aplicar el activador Oxitem: Esta solución acuosa se debe pulverizar sobre la superficie pintada en dos ocasiones, dejando transcurrir entre ellas alrededor de 120 minutos. Con ello se conseguirá acelerar la oxidación para lo que es conveniente dejar secar otras 24 horas.

  4. Barnizar: En función de si se trata de una superficie de interior o de exterior, el último paso será barnizar con el sellador interior o con el protector Oxitem respectivamente. Ambos productos pueden aplicarse con paletina ancha, pistola o rodillo.

Como se puede comprobar, la pintura efecto óxido es muy versátil y ofrece nuevas posibilidades decorativas a cualquier espacio. Se puede utilizar en elementos aislados, como puede ser una columna o un mueble, o bien para dividir estancias aplicándola sobre paredes y puertas. Elegir la opción deseada será el paso más difícil de todo el proceso.