Noticias

Características de la construcción sostenible

El sector de la construcción emplea para su actividad un gran número de recursos energéticos y materiales. El progreso constante de la urbanización en el mundo y el auge de la concienciación sobre sus consecuencias hace que cada día se tengan más en cuenta aspectos como la sostenibilidad y el uso responsable de los recursos. La construcción sostenible forma parte de las acciones que se desarrollan en el marco de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) en un número creciente de empresas. En este artículo profundizaremos sobre qué es la construcción sostenible, qué características tiene o qué materiales se utilizan para ella, además de conocer las soluciones de aislamiento más avanzadas del mercado.

Qué es la construcción sostenible y por qué se caracteriza

La construcción sostenible es aquella que reduce al máximo posible el impacto en el medio ambiente de todos los procesos implicados en el proceso de edificación. Esto va desde el primer diseño del edificio por parte de los arquitectos e ingenieros, hasta el final de la vida útil de los materiales que se emplean en él. En medio de todos este proceso está el impacto en el entorno en el que se construye el edificio, la obtención de las materias primas y su reciclaje como residuos o la eficiencia de sus sistemas energéticos y de aislamiento. También, los hábitos de conducta en los habitantes de los edificios y las modificaciones en la usabilidad que pueden tener las construcciones. 

En el nuevo modelo de procesos constructivos basados en la construcción sostenible se tienen en cuenta pautas vinculadas a consideraciones medioambientales, económicas y sociales. La construcción sostenible es un fenómeno que se caracteriza por ser global, ya que abarca las distintas fases del ciclo vital de la construcción, pero al mismo tiempo se configura de manera individual en cada caso, atendiendo a una serie de necesidades concretas y adaptándose a las circunstantancias particulares de cada caso. Por ejemplo, la edificación en zonas con poca luz solar durante el año, en las latitudes septentrionales, debe estar especialmente enfocada al aprovechamiento de ese recurso, mientras que la construcción de viviendas en zonas superpobladas debe responder a necesidades relacionadas con un uso mucho más racional del espacio y de los recursos. 

La construcción sostenible tiene en consideración el grado de ocupación del territorio, la conservación de áreas naturales y de biodiversidad, la posible variación del ciclo natural del agua o la prevención de emisiones de gas y otras emisiones tóxicas. 

 

El uso de la energía, un factor esencial en la construcción sostenible

La utilización de las fuentes de energía de tal manera que se realice bajo criterios de eficiencia hace que desempeñen un papel clave en la construcción sostenible. Este tipo de edificación gestiona eficazmente el agua y la energía utilizados, rebajando su consumo. Además, disminuye el consumo de fuentes no renovables, apostando por las renovables. Los criterios de construcción sostenible incluyen la reducción de las emisiones tanto de dióxido de carbono (CO2) como de sustancias tóxicas a la atmósfera terrestre, en especial compuestos químicos como óxidos de nitrógeno (NOx) y óxidos de azufre  (SOx). 

No se puede hablar de uso eficiente posible sin hacerlo también del aislamiento de una edificación. Se sabe que tanto aquellos inmuebles que han sido reformados con criterios de construcción sostenible, como los de nueva construcción bajo estos parámetros, alcanzan un ahorro medio en el consumo de energía de hasta el 70%. Por otra parte, tanto la Directiva europea 2012/27/UE como el Protocolo de Kioto obligan a que los países pertenecientes a la Unión Europea (UE) presenten un consumo energético casi nulo en las construcciones el primer día de 2021.

Cómo puedes adaptar tu vivienda a las pautas de la construcción sostenible 

Pinturas Blatem cuenta con soluciones para que las viviendas tengan el menor impacto en el medio ambiente, haciéndolas más eficientes y adaptadas a las normativas más exigentes. SATEFFIC es fruto de un intenso trabajo de investigación y desarrollo para obtener un aislamiento térmico exterior consistente en un panel aislante adherido con mortero y fijado mecánicamente mediante anclajes al soporte (fachada existente). 

La consecuencia de su uso es la reducción inmediata de la pérdida de calor que se produce en los meses de invierno y de la refrigeración durante los de verano. Esto repercute directamente en un mayor confort y habitabilidad, junto con un considerable ahorro energético. SATEFFIC elimina tanto las condensaciones como los puentes térmicos, impidiendo de esta forma que se creen mohos en el interior de la vivienda, una de las principales causas de la aparición y agravamiento de casos de asma y otras enfermedades broncopulmonares, en especial en menores y personas de avanzada edad. 

La construcción sostenible atiende a factores clave como la eficiencia energética, el buen uso de los recursos naturales o la reducción en las emisiones de gas, tres aspectos a los que contribuye un correcto aislamiento. SATEFFIC, además de todo ello, tiene dos consecuencias positivas añadidas; revaloriza el valor el inmueble en el que se instala y mejora la apariencia estética del inmueble. 

Este producto de aislamiento altamente eficiente no impide el desarrollo de la vida normal dentro del edificio mientras se está instalando, ya que se incorpora exclusivamente a la fachada exterior, por lo que no es que los vecinos abandonen de manera temporal los espacios sobre los que se aplica, como sí sucede con otros sistemas de aislamiento. Por otra parte, SATEFFIC no reduce el espacio útil con el que cuenta cada vivienda. 

Se trata de un producto de gran calidad, pero no el único. Pinturas Blatem cuenta, además, con el producto Blatem Elastem, que cumple con el SRI (por sus siglas en inglés Socially Responsible Investing), que es la Inversión Socialmente Responsable. Es una membrana impermeabilizante líquida en base acuosa de capa gruesa, que sirve para el tratamiento de cubiertas, permitiendo una alta reflexión de la luz solar, y disminuyendo la transmisión de calor en el interior del edificio. Asimismo evita las filtraciones de agua desde el exterior, y posee excelente resistencia a la intemperie.

Y, además, es importante nombrar la nueva tecnología sostenible para el aislamiento de fachadas: pigmentos fríos. Se usa para disminuir la absorción de la radiación solar en fachadas y cubiertas. Su funcionamiento impide que se acumule el calor sobre estas superficies y, por lo tanto, que este no se transmita al interior del edificio. De esta forma se mejora el aislamiento de las fachadas y la habitabilidad de los edificios.