Noticias

Aplicación de un aislsante térmico para evitar un puente térmico

¿Cómo se evita un puente térmico?

¿Crees que el aislamiento térmico de tu edificio es perfecto? Aunque no lo creas, y más si tu vivienda cuenta con algunos lustros a sus espaldas, puedes estar sufriendo las consecuencias de un puente térmico en tu fachada. Por si no sabes de qué te estamos hablando exactamente, un puente térmico no es más que una zona de tu fachada donde se transmite más fácilmente el calor o el frío del exterior al interior. Esto sucede por ser esa zona de diferente material o espesor, o bien por la influencia de elementos constructivos de diferente conductividad. En definitiva, son zonas donde disminuye la resistencia térmica respecto al resto de cerramientos.

 

¿Dónde puede surgir un puente térmico?

Los puentes térmicos son frecuentes desde el momento que la fachada de un edificio no cuenta con un sistema de aislamiento exterior uniforme y levantado a partir de un material de aislamiento óptimo. Hay muchos puntos frágiles en nuestras fachadas como:

  1. Pilares y forjados integrados en la fachada.

  2. Los contornos de huecos y lucernarios.

  3. Las cajas de las persianas.

  4. Los puntos de unión de cubiertas con fachada.

  5. Los puntos de contacto de la fachada con el terreno.

  6. Las esquinas o encuentros de fachadas.

  7. Encuentros de voladizos con fachadas.

  8. La tornillería de anclaje de cargas en la fachada.

  9. Los marcos de las ventanas y ventanales.

Todos estos elementos de la fachada tienen un mismo denominador común: amenazar el confort térmico o confort higrotérmico de nuestro hogar. Todos queremos sentirnos a gusto en nuestra casa y no tener que recurrir continuamente a los aparatos de refrigeración. Afortunadamente existen soluciones constructivas para la rehabilitación energética de fachadas: los sistemas SATE. ¿Quieres saber más sobre ellos? Entonces no te pierdas esta guía gratuita.

 

 

¿Cuál es la mejor solución a los puentes térmicos?

Sin duda la solución a un puente térmico es aplicar un completo sistema de aislamiento térmico exterior SATE. Se trata de una solución constructiva que desarrolla un excelente aislamiento térmico al equipar al edificio de una envolvente continua que elimina el riesgo de pérdidas de frio y calor en la fachada.

Blatem tiene su propio sistema SATE, Blatem SATEFFIC. Tras un estudio técnico de la fachada se aplica una placa de aislamiento de lana de roca, poliestireno expandido blanco o poliestireno expandido de grafito. Este material aislante se adhiere de forma continua a los diferentes puntos de anclaje de la fachada. Así el sistema permite “forrar” toda la envolvente del edificio con el material idóneo.

Como punto a favor de SATEFFIC, el aislamiento tiene en cuenta los puentes térmicos que surgen en los puntos de anclaje de la fachada. Son puntos difíciles de eliminar debido a la tornillería existente hoy en día en el mercado. Para ellos, SATEFFIC de Blatem dispone de un revolucionario sistema de anclaje de cargas que consiste en unos tornillos que en su diseño incorporan una rotura de puente térmico y que, por tanto, permiten el anclaje de cargas en fachada con una flexibilidad total y con la garantía de evitar la aparición de puentes térmicos.

 

Aplicación Sateffic

 

¿Cuáles son las ventajas de eliminar los puentes térmicos?

Con la eliminación de los puentes térmicos todo son ventajas. Hablamos de una inversión que reporta beneficios de muy diversas formas:

1. Ahorro energético y económico: una casa bien aislada es una casa que depende mucho menos de la calefacción y la refrigeración. De esta forma verás reducir los números de tus facturas energéticas desde el minuto uno.

2 Respeto al medio ambiente: consecuencia del punto anterior, eliminar los puentes térmicos con Blatem SATEFFIC reducirá las emisiones de C02 de tu hogar en un 20%. Con esta reducción tu casa será mucho más verde y respetuosa con el medio ambiente.

3. Limitación de la condensación: sin duda una de las principales amenazas que genera un puente térmico. Las condensaciones en el interior de las viviendas se manifiestan en forma de humedad en la cara interior del cerramiento. Son provocadas por el enfriamiento de una zona concreta que hace que el aire en contacto con la cara interior del muro se enfríe de una manera brusca por debajo de la temperatura de rocío. Ello provoca la aparición de micro gotas que pueden acabar produciendo humedades y manchas de moho, en función del grado de absorción del material donde aparezcan.

4. Mejora del bienestar de los inquilinos del inmueble: con la aplicación del sistema SATE de Blatem no solo mejorará la sensación de bienestar térmico de tu hogar, sino que evitaremos los problemas derivados del moho. Hablamos de la aparición de malos olores o la higiene del hogar.

5. Mejora estética de los edificios: de forma paralela, no solo harás del interior de tu casa un espacio más agradable y eficiente, sino que renovaras por completo el aspecto exterior de tu edificio. Esta renovación se traduce en:

  • Eliminación de cualquier patología de la fachada como fisuras, grietas, desconchados, caleo, etc.
  • Impermeabilización de la fachada al agua de lluvia y al vapor de agua.
  • Protección de la estructura ante cualquier choque térmico.
  • Nueva imagen con un amplio surtido de acabados y colores.

6. Cumplimiento del nuevo código técnico de edificación (CTE): su vivienda se adaptará a la normativa que marca las exigencias que deben cumplir los edificios en relación con los requisitos básicos de seguridad y habitabilidad establecidos en la Ley 38/1999 de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación (LOE).

¿Quieres subirte al tren de la rehabilitación energética de edificios? ¿Deseas un hogar más confortable para toda tu familia? Apuesta por un hogar más sostenible y agradable, apuesta por SATEFFIC de Blatem. Encuentra más información sobre el sistema SATEFFIC en esta página web.