Noticias

Consejos para saber cómo mantener la madera

Cómo conservar en buen estado la madera de los muebles es una de las preguntas que más a menudo se hacen sus propietarios. Este material tiene un apreciado componente estético, por lo que es muy común en el interior de las viviendas, y no solo en el mobiliario, sino también en puertas, suelos, vigas y cerramientos. Sin embargo, por una parte requiere de un mantenimiento periódico y de algunos cuidados especiales para mantener su apariencia original, y por otra depende precisamente de esas atenciones para tener una vida útil lo más prolongada posible. 

A diferencia de otro tipo de materiales, la madera se extrae de un organismo vivo, y está sujeta a los efectos que producen en ella la humedad, la luz, los hongos o los insectos, sobre todo si se encuentra a la intemperie. A continuación conoceremos las consideraciones que hay que tener en cuenta para mantener en buen estado la madera y daremos algunos consejos para una buena conservación con los mejores productos. 

Cómo mantener la madera en función del tipo

La gran diversidad de acabados diferentes que puede presentar la madera hace imposible dar unas pautas generales para todos ellos. Podemos hablar de tres tipos principales; las maderas barnizadas, las enceradas y las lacadas

En las maderas enceradas debe retirarse cada poco tiempo el polvo con un trapo de tacto. El aguarrás incoloro o la esencia de trementina pueden ser útiles para limpiar manchas pegajosas, para lo que hay que evitar la utilización de productos que contengan silicona como base, ya que pueden dejar cercos permanentes en la superficie. Después de la limpieza es aconsejable volver a encerar la madera. 

Para las maderas barnizadas se aconseja usar un trapo suave, por ejemplo de lana, con el que retirar el polvo. Si es necesario limpiar más, es aconsejable usar productos específicos para ello, tras los que conviene usar una gamuza para pulir la superficie. Las maderas lacadas, por último, agradecen que se les retire con un trapo ligeramente humedecido el polvo, después de lo cual se debe secar la superficie con otro trapo de algodón. 

Factores que pueden afectar al mantenimiento de la madera

La madera es un material ‘vivo’ y, por lo tanto, sujeto a una gran variedad de factores que pueden afectar a su estado, su resistencia y su durabilidad. 

Radiación solar

El principal efecto de la incidencia de los rayos ultravioleta (UV) sobre la madera es la degradación de la lignina, que afecta a la cohesión de las fibras. Este ‘efecto quemadura’ hace que la celulosa de la madera resulte dañada y se decolore, en especial si la incidencia de la luz es directa, aunque solo sea durante unos minutos cada día. Por otra parte, los rayos infrarrojos provocan un agrietamiento de este material. 

Moho, hongos y humedad

El agua en sus más diversos estados (condensación, rocío, lluvia, humedad en el ambiente, etc.) afecta a la madera de forma directa, puesto que puede liberar humedad, como ocurre en ambientes secos, o absorberla, como sucede en los húmedos, en los que también aumenta su tamaño.

Por otra parte, la presencia de humedad hace que proliferen los hongos de la madera u hongos xilófagos. En concreto, son dos los tipos principales que pueden darse; Ascomicetos o Basidiomicetos. Los primeros afectan en especial a la lignina, mientras que los segundos afectan a la celulosa. Los hongos de pudrición alteran el color natural de la madera y se pueden reconocer por el olor a moho que desprenden. También modifican la textura de la superficie y provocan cambios en el peso y la estructura de la madera. Su importancia es máxima porque se alimentan de la pared celular del material debilitándolo. 

Por otro lado, los hongos cromógenos, que no afecta seriamente al material, se pueden identificar como manchas comunes, en ocasiones de color azulado, gris o negro. 

Insectos

La celulosa puede servir de alimento para varios tipos de insectos anobidos. Su incidencia se produce en la madera ya curada, y el resultado es la degradación del material hasta convertirlo, en casos extremos, en inservible. Las termitas realizan galerías y asientan colonias que puede tardarse mucho tiempo en detectar. También puede dañar la madera los gorgojos, xilófagos, taladradores, escarabajos y coleópteros. Éstos últimos se alimentan de la madera cuando son larvas y dejan las características galerías, mientras que los orificios son obra de los insectos adultos. 

Tratamientos para mantener la madera en buen estado

Pinturas Blatem cuenta con productos que garantizan la conservación de la madera y la más prolongada durabilidad de este material. Como Aceite de teka, un aceite natural que presenta buen secado, tacto y brillo. Nutre y realza la madera y los barnices envejecidos y es un gran reparador de muebles. Se puede aplicar sobre madera virgen o sobre soportes ya barnizados y tiene un tiempo de secado estimado en 2 ó 3 horas. La aplicación puede realizarse con la muñeca o por medio de bayeta.    

Xilatem Aqua Mate y Xilatem Aqua Satinado son productos de acabado para nutrir la madera a base de polímeros especiales en base acuosa, con protectores UV incorporados. Es transpirable, penetrante, no forma film sobre la madera (si no se aplica en exceso), no se cuartea, es de alta duración al exterior y previene los efectos nocivos para la madera. Además, cuenta con la ventaja de que los colores de la gama son entremezclables.