Noticias

pintura anticorrosiva

Especial pintura anticorrosiva

Todas las estructuras e instalaciones metálicas expuestas a la atmósfera, bajo el agua o bajo tierra, son susceptibles de sufrir corrosión y por consiguiente requieren protección contra los daños que esta puede causarles. De lo contrario, se puede poner en peligro la seguridad de la propia estructura o instalación, así como la seguridad de las personas que se encuentren en ella.

Por ello, las principales funciones de una pintura anticorrosiva deben ser la durabilidad y la capacidad protectora frente a la corrosión del soporte metálico. La durabilidad de un sistema de pintura es muy importante para elegir el más adecuado y su elección dependerá de varios factores:

  • Tipo de pintura.
  • Estado de la superficie metálica.
  • Calidad y condiciones de la aplicación.
  • Exposición de la superficie.
  • Mantenimiento del propio sistema.

Al seleccionar un sistema de pintura anticorrosiva es fundamental averiguar las condiciones de funcionamiento del elemento metálico. Es decir, es necesario conocer las condiciones a las que va a estar expuesto para establecer el efecto de la corrosividad del medio ambiente al que va a verse afectado, como por ejemplo la humedad y temperatura, la exposición a la radiación UV, la exposición a sustancias químicas, etc.

Para el caso de elementos metálicos enterrados, se deberá considerar además las condiciones del terreno y su porosidad, así como la humedad, el pH del suelo y la exposición a bacterias y microorganismos. Mientras que en el caso del agua, el tipo y la composición química son también significativos.

La valoración de estos factores es de vital importancia para el éxito de la pintura anticorrosión, ya que la unión de todos estos factores tendrá efecto en la preparación de la superficie a proteger, el tipo de pintura a utilizar, el espesor total del sistema de pintura y los intervalos de repintado mínimos y máximos.

 

Normativa en pintura anticorrosiva

La norma UNE-EN ISO 12944 ‘Pinturas y Barnices. Protección de estructuras de acero frente a la corrosión mediante sistemas de pintura protectores’ puede considerarse una guía práctica de los tipos y sistemas de pintura que se pueden emplear para la protección del acero en función de su naturaleza química (tipo de resina), el número de capas, espesores, corrosividad del ambiente en que se encuentra la estructura y durabilidad exigida.

Según esta norma, los ambientes se clasifican en función de su grado de corrosión ambiental, ya sea para estructuras expuestas a la corrosión atmosférica, enterradas o sumergidas:

  • C1: ambientes interiores con calefacción y con atmósferas limpias: colegios, tiendas, hoteles, oficinas…
  • C2: ambientes exteriores con baja contaminación y ambientes interiores sin calefacción y con posibilidad de condensaciones: almacenes, polideportivos…
  • C3: ambientes exteriores de zonas urbanas y costeras con baja salinidad y ambientes interiores de naves con elevada humedad y poca contaminación: alimentos, lavanderías, cerveceras, lácteas…
  • C4: ambientes exteriores de zonas industriales y costeras con salinidad moderada y ambientes interiores de plantas químicas, piscinas, barcos…
  • C5-I: ambientes exteriores de zonas industriales con elevada humedad y atmósfera agresiva y ambientes interiores de zonas con condensaciones casi permanentes y contaminación elevada.
  • C5-M: ambientes exteriores de zonas costeras y marítimas con elevada salinidad y ambientes interiores de zonas con condensaciones permanentes y contaminación elevada.

 

Además, la norma UNE-EN ISO 12944 también especifica un la “vida” de un sistema de pintado distinguiendo tres intervalos de tiempo distintos para clasificar su durabilidad:

  • BAJA (L): 2 a 5 años
  • MEDIA (M): 5 a 15 años
  • ALTA (H): más de 15 años

 

pintura anticorrosiva

 

Pintura anticorrosión de Blatem

Los sistemas de pintura anticorrosión de Blatem compuesto por los productos Blatepox Primer Antioxidante y Acriblatem 25 ofrecen máxima resistencia a la intemperie y son perfectos para proteger el acero como capa de acabado. Además, cuentan con la categoría de corrosividad C4 Media establecida por la norma UNE-EN ISO 12944.    

  • Blatepox Primer Antioxidante: Se trata de una imprimación epoxi con excelentes propiedades anticorrosivas que ofrece un buen secado y excelente dureza. Es repintable con poliuretanos, epoxis, clorocauchos y vinílicas. Además, está formulada como capa de sistemas de pintado de alta calidad para acero estructural y elementos industriales. También sirve como imprimación para acero en ambientes agresivos.

 

  • Acriblatem 25: Consiste en un acabado de poliuretano alifático de dos componentes, resistente a las bacterias en película, con gran resistencia a la intemperie y excelente mantenimiento del color y el brillo. Ofrece una capa de acabado de gran calidad para sistemas industriales sobre acero, metales no férricos y plásticos.

Además de estos sistemas, en Pinturas Blatem ofrecemos muchas otras soluciones para industria que podrás descubrir en esta sección de nuestra web.